«

»

Jul 12

Un éxito de cien años

IZAR CUTTING TOOLS CELEBRA CENTENARIO MIRANDO AL FUTURO Y A LOS MERCADOS EXTERIORES DESPUÉS DE LA CRISIS

Reproducción íntegra del artículo aparecido en Deia.

ASIER DIEZ MON – Domingo, 11 de Julio de 2010 – Actualizado a las 04:41h.

AMOREBIETA

UN siglo es mucho. Cinco veces veinte años, que no es nada. Da tiempo a vivir muchas vidas en una centuria, a tener muchos sueños. A caer y levantarse varias veces, sobre todo, si ese tiempo transcurre en gran medida por el convulso siglo XX.

Por esos caminos ha transitado Izar desde 1910 hasta hoy. Subiendo por pendientes empinadas para precipitarse cuesta abajo por la ladera contraria logrando siempre remontar. Porque en un siglo también hay tiempo para morir y renacer. El secreto, patentado por Izar, es ser fiel al espíritu original sin olvidarse de innovar, palabra de nuevo cuño cuyo eco atávico es, en definitiva, adaptarse en cada momento a la situación. Y así, una empresa que nació para fabricar ballestas con hierro fundido a golpe de maza dio el salto al sector de la automoción poco después de que Henry Ford pusiera en marcha la fábrica del mítico Ford T, el primer automóvil construido en cadena. Hoy en día, cien años después, Izar es uno de los líderes mundiales en herramienta de corte.

El actual gerente de Izar, Carlos Pujana, de dirige a la plantilla este mes durante la celebración del centenario. (Pablo Viñas)

El actual gerente de Izar, Carlos Pujana, de dirige a la plantilla este mes durante la celebración del centenario. (Pablo Viñas)

LOS ORÍGENES

El influjo del mar

Tecnología y capital humano se alían en las actuales instalaciones de Boroa para dar cuerpo y sentido a un sólido proyecto empresarial. El camino no ha sido fácil. Se han cruzado todas las grandes crisis económicas que ha conocido la humanidad, dos guerras mundiales, una civil, una dictadura, pero la nave sigue a flote con aspecto saludable.

El origen de Izar se funde con el Atlántico. Segundo y Dionisio Larrinaga, capitán y jefe de máquinas de un barco, socorrieron a un mercante a la deriva. Recibieron por ello una cuantiosa recompensa que, junto a otros tres socios, invirtieron en 1910 en una empresa ya existente, Muelles y Aceros Eguzkia, y fundaron Larrinaga y Compañía. Su primer domicilio social fue el número cinco de la bilbaina calle Elkano.

A mediados de los años veinte abrieron la planta de automoción en Amorebieta, donde se fabricaban herramientas y componentes para el naciente segmento industrial. Con gran visión empresarial, dieron el salto del carro al automóvil y desde entonces la compañía ha estado fuertemente ligada al desarrollo económico de todo Durangaldea.

LA FAMILIA BELAUSTEGUIGOITIA

Nace la marca Izar

Sin embargo, poco después, en 1927, los hermanos Larrinaga vendieron la empresa por su diferente concepción industrial. Dionisio era más ambicioso, apostaba por el desarrollo y el crecimiento, por explorar nuevos horizontes, y Segundo era más conservador.

El comprador fue Francisco (Pacho) Belausteguigoita -hermano de la mítica estrella del Athletic, José María Belauste, en la época de Pichichi– y también jugador del Athletic. Disolvió Larrinaga y Compañía y fundó Izar S.A. con más de treinta trabajadores. Durante cincuenta años, hasta su muerte, Francisco fue el patrón, desde Amorebieta o desde México, a donde lo llevaron otros negocios en 1933, y permaneció anclado en la Guerra Civil y la dictadura. La familia, compuesta por trece hermanos, había colaborado en la fundación del PNV y en su eclosión electoral. Se quedó al otro lado del océano.

A pesar de todo, Francisco Belausteguigoitia mantuvo su compromiso con Izar incluso cuando fue militarizada durante la dictadura. Nombró gerente a su sobrino Federico, que acaba de salir de la cárcel tras cumplir una pena de tres años por luchar en el bando que defendió el Gobierno vasco legítimo y la República. Hasta su jubilación cuarenta años después, Federico dirigió Izar en estrecha colaboración con su tío.

Tras superar la crisis del 29, la guerra civil y la postguerra, Izar siguió creciendo. Fueron los años de un nuevo salto productivo: la puesta en marcha de una unidad de negocio especializada en brocas.

EL NEGOCIO DE LAS BROCAS

La semilla del éxito de hoy

Izar siempre tuvo una división de herramientas, pero entre finales de los treinta y principios de los cincuenta el peso de la división de corte aumentó notablemente. La utilización de acero al carbono en la fabricación de brocas y fresas permitía a la compañía contar con un producto competitivo. La laguna era el proceso productivo, en el que, pese a la maquinaria, varias fases se realizaban a mano.

En 1952 varios técnicos del taller de brocas viajaron a la Feria de Barcelona para conocer una nueva máquina alemana que realizaba todo el proceso de forma automática. Izar compró el ingenio, lo desmontó en Amorebieta y fabricó cinco copias iguales en su taller mecánico. No había espacio para las seis nuevas máquinas y se construyó una nueva planta sobre el taller original.

El volumen de trabajo aumentó, también la plantilla. Aquella operación trazó un camino que ya no se ha abandonado. Izar siempre ha estado atenta a los avances tecnológicos, adquiriendo la maquinaria que mejor se adaptaba a las necesidades de producción.

Con los sesenta llegaron las conquistas sociales dentro de la empresa, incluida la jornada de lunes a viernes. Además, se consolidó la empresa con su primer contrato importante a nivel internacional, una empresa belga, que tras tener conocimiento de la calidad de la herramienta de corte de la fábrica vizcaína envió a varios directivos, que se presentaron sin tener cita.

LOS SETENTA Y LOS OCHENTA

Internacionalización y crisis

La década de los 70 llegó plena de cambios en la sociedad, políticos -con la llegada de la democracia- y económicos -con la crisis que forzó la reconversión industrial-. También Izar modificó su estrategia. El contrato con los belgas fue el resorte del salto a los mercados europeos.

En 1971 acude por primera vez a la Feria de Herramienta de Colonia con stand propio. Fue una simiente que permite que su red comercial se extienda por ochenta países.

En los convulsos años ochenta, la empresa entró en pérdidas, se segregó la actividad y los descendientes de Pacho Belausteguigoitia vendieron troceada la compañía en 1988. Acenor se quedó con el negocio de automoción para cubrir las deudas que tenía Izar y terminó cerrando en 1994. Mientras, nació Izar Tool Machines, la división de herramientas, comprada por un empresario francés, Antonino Mineo, por el precio simbólico de una peseta.

El nuevo propietario no fue capaz de reflotar Izar. El comité llegó a encerrar a Mineo en su despacho durante toda una noche para obligarle a ceder las acciones a la plantilla. Lo consiguieron, pero la situación era dramática y no se pudo evitar la quiebra. En octubre de 1993, Izar Tool Machines desaparece de los registros para dar paso a la Sociedad Anónima Laboral Izar Barri. Los propios trabajadores gestionaron la empresas pidiendo préstamos personales para mantener la actividad. Cerraron en 1998 su primer ejercicio con beneficios en la nueva etapa.

LA NUEVA SEDE

Apuesta en medio de la crisis

En 2004, Carlos Pujana accedió a la gerencia desde la dirección comercial. A él le ha tocado liderar un nuevo proyecto marcado por la necesidad de abandonar las históricas instalaciones debido al plan urbanístico de Amorebieta, la consolidación y crecimiento de la compañía y la actual crisis. Izar también ha resistido en esta ocasión. En marzo de 2008 se culminó el traslado a Boroa y la semana pasada, Pujana transmitió a la plantilla un mensaje de optimismo: “Comenzamos a otear un horizonte más claro en el que la empresa aspira a continuar generando empleo”. La empresa y las personas han cambiado, el horizonte lleva cien años ahí.

1 ping

  1. Tweets that mention Un éxito de cien años « ASLE – Sociedad Laboral y Empresa Participada -- Topsy.com

    […] This post was mentioned on Twitter by ASLE – Noticias and ASLE – Noticias. ASLE – Noticias said: Un éxito de cien años, IZAR celebra su centenario http://blog.asle.es/?p=251 […]

Los comentarios han sido desactivados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: