«

»

Oct 15

ITZARRI S.L.L consolida su actividad con programas específicos de trabajo en equipo y apoyo al euskera

Itzarri Gesión del Conocimiento Sociedad Limitada Laboral presenta una nueva imagen corporativa coincidiendo con la consolidación de dos de sus productos: la incorporación del euskera a la práctica del deporte y Besteam. La empresa de consultoría, dirigida por el futbolista del Athletic Club, Koikili Lertxundi, afronta esta nueva etapa con la ilusión puesta en el desarrollo de nuevas actividades encaminadas a profundizar el ámbito de la participación en las empresas.

foto gatza 111La nueva imagen corporativa ha supuesto una modificación sustancial sobre la identificación con la que la empresa inició sus actividades. En palabras de Koikili Lertxundi, “era un buen momento para afrontar un cambio de imagen más acorde con la realidad actual en la que nos estamos moviendo y que reflejase de manera más nítida los valores de la empresa”.

Como ya ha quedado señalado, Itzarri S.L.L. se dedica a la gestión del conocimiento, algo que a primera vista puede parecer un intangible difícil de gestionar. Para el director de la empresa, “la gestión del conocimiento son todas aquellas actividades encaminadas a mejorar el conocimiento que tienen las personas. Identificamos la gestión como una ayuda que ofrecemos los consultores para que esas organizaciones aprovechen el potencial de las personas que trabajan en las empresas. Para ello hemos definido un producto específico, Besteam, que trata de profundizar en el desarrollo humano de las personas”.

Lo que se busca con estas nuevas técnicas es conseguir mejores profesionales, trabajando dentro de colectivos laborales específicos. “Permite que las personas se conozcan mejor, que consigan identificar de manera clara cuáles son sus virtudes, sus defectos, sus vías de mejora. Esta información se eleva también a la dirección de la empresa que contrata nuestros servicios, con el fin de que tengan las claves necesarias que les permita mejorar la gestión del conocimiento existente entre las personas de la organización “.

A la hora de incorporar Besteam como herramienta de gestión de personas, deben cumplirse una serie de requisitos. Para Koikili Lertxundi, “el requisito principal es que las empresas realmente crean en las personas y en un modelo organizativo que dé más importancia a éstas que el que se les está dando actualmente.” La necesidad obligatoria es que “haya un cambio cultural. Si las organizaciones siguen confiando en un modelo piramidal, donde impera el ordeno y mando, en el que valores como el miedo y la desconfianza siguen siendo los vigentes, es muy difícil que estas ideas y sistemas puedan tener algún éxito”.

Ello pone claramente de manifiesto el papel que tienen que jugar los directivos. “Sin su compromiso es imposible llevarlo a la práctica. Un segundo aspecto es el que jugamos las propias personas. Culturalmente se nos ha enseñado a funcionar dentro de esa pirámide. Debemos cambiar de chip, dar una vuelta de tuerca y transformar la desconfianza en confianza; considerar como líderes a lo que hasta ahora eran jefes impositivos”.

Si se cumplen estas premisas, la empresa experimentará un cambio sustancial. “La propia organización no será tan piramidal sino bastante más horizontal”. A la hora de decidir implantar el programa Besteam hay que tener en cuenta tanto los pasos a desarrollar como los plazos de ejecución. “Normalmente, el sistema se aplica durante un año para poder apreciar los resultados. Se aplica en cuatro ámbitos de actuación”.

Los ámbitos de actuación a los que se refiere Koikili Lertxundi son el deportivo, empresarial, social y el de la igualdad. Cada uno de ellos es diferente, aunque el objetivo final sea común: crear el mejor equipo posible de personas. “Cada una de las organizaciones de este ámbito, indica el director de Itzarri, son diferentes. No es lo mismo un club deportivo de élite que una empresa o una organización social. Los ritmos son diferentes”.foto gatza 1

En un club deportivo profesional, si se aplica con un grupo reducido de jugadores, los primeros interesados en mejorar van a ser ellos mismos. “Antes de iniciar el trabajo se van a implicar mucho. Todas las semanas se van a realizar sesiones de coaching, se va a  revisar de manera objetiva si los jugadores están mejorando sus resultados,… Es muy dinámico y ahí sí que pueden darse resultados a corto plazo. Además, la propia organización te va a exigir los resultados a corto plazo. Insisto en que los propios jugadores también ven que es beneficioso para sus intereses, porque puede mejorar su vida deportiva”.

En el deporte profesional la continua llegada y salida de profesionales de los clubes puede ser un hándicap. Koikili, futbolista de élite en Primera División, es conocedor directo de la situación y la dinámica de los vestuarios. “Pudiera darse esa situación, pero nos movemos en un mundo donde tienes que demostrar todo de manera muy rápida. Si los jugadores que empiezan a trabajar ven que les viene bien se implican a tope”.

Por el contrario, “en un grupo social, la implicación puede ser voluntaria, no hay una retribución económica, etc. Todo ello hace que las cosas vayan mucho más despacio. Siendo el mismo sistema, y teniendo el mismo objetivo, en este caso los cambios se van a conseguir a más largo plazo. En este sentido es por lo que diferenciamos los cuatro ámbitos que hemos señalado”. Ejemplos de estas situaciones es el trabajo que Itzarri Gestión del Conocimiento viene realizando en el Athletic Club de Bilbao, el equipo ciclista Euskaltel-Euskadi en el campo deportivo, o con la Mancomunidad del Duranguesado en el ámbito de la Igualdad.

DIAGNOSTICO PREVIO

El primer paso para empezar a trabajar con la herramienta Besteam es la elaboración de un diagnóstico previo de situación. Pese a que fuera de Euskadi se pueda tener la sensación de que estas formas de trabajar son más comunes dentro de nuestro territorio, apoyándose, además, en formulas participativas como las sociedades laborales y las cooperativas, Koikili piensa que “es complicado. Venimos de un modelo organizativo muy jerárquico y todo el trabajo que realizan las sociedades laborales y cooperativas desde un punto de vista filosófico, llevarlo luego a la práctica está conllevando dificultades. Muchos creemos en ello, pero luego se nos hace difícil de cambiar porque se escapa de nuestro control”.

Lo que se pretende con el proyecto Besteam es que las personas que se involucren en el mismo “se sientan parte activa del proyecto, alcancen el desarrollo humano, aumenten sus cotas de satisfacción y, lo que es más importante, acaben haciendo lo que realmente les gusta”. Tras la realización del diagnóstico comienza la etapa de trabajo de campo: “lo importante es que la dirección esté de acuerdo. Insisto en que es un cambio cultural. Por otro lado, las personas también tienen que dar el paso adelante, porque van a realizar un striptease colectivo, no sólo del conocimiento, sino de la personalidad, de cómo son, de profundizar más”.

Aquí radica una de las dificultades iníciales del proyecto: convencer a las personas de la necesidad de realizar el “desnudo” en grupo, en público. “Normalmente, la gente que es reacia se auto descarta. No confían en el grupo. Los que dan el pasito adelante están dispuestos a enseñar a sus compañeros, con los que pasan bastante tiempo, cómo son, pero también conocer como son los otros. Nosotros tratamos de enfocarlo hacia el trabajo en equipo para que funcione cada vez mejor, más ajustado, siempre creando confianza”.

A pesar de la crisis económica, Koikili Lertuxndi considera que “las empresas si tienen en mente la necesidad de potenciar el desarrollo de la gestión del conocimiento. Precisamente, por ese momento de crisis, se plantean que tienen que hacer algo, cambiar las cosas, y en este sentido las empresas están potenciando la actuación con las personas y no las consideran ya el último eslabón de la cadena. Muchas empresas están viendo que la crisis están también motivada por cuestiones organizativas”

Un elemento de apoyo importante en todo el proyecto es el desarrollo de la Inteligencia Emocional. “Tiene bastante que ver. La metodología no es la misma pero si guardan unos niveles de relación importantes”.

POTENCIAR EL EUSKERA EN LA ACTIVIDAD

foto gatza 11Otra de las actividades de Itzarri Gestión del Conocimiento S.L.L. es el desarrollo de programas que contribuyan a un incremento del uso del euskera en la actividad de las organizaciones. “Es uno de los valores que siempre nos ha motivado en Itzarri. En su momento incorporamos un departamento que tenía como objetivo euskaldunizar nuestra propia empresa y, por otro lado, comenzamos a dar servicio en este campo”.

A día de hoy cuentan con dos grandes proyectos de potenciación del euskera. “Uno de estos proyectos tiene que ver con la cultura. Es decir, contando con el apoyo de una serie de personajes que son elemento de referencia cultural en Euskadi, tratamos de potenciar el uso del euskera en los centros escolares. Para ello realizamos talleres que trabajan la comprensión, la escritura, la lectura y las nuevas tecnologías”.

Este servicio está dirigido a los alumnos de los centros escolares que contratan el servicio. Además, han incorporado alguna mejora: “hasta ahora realizábamos dos sesiones presenciales, pero a partir de septiembre vamos a incorporar nuevos personajes del ámbito cultural y modificar el desarrollo de las sesiones”. En este sentido, la primera sesión dejará de ser presencial y “buscamos que los chavales acudan en Bilbao a la Casa del Euskera que gestiona la Fundación Azkue. Allí realizarán una visita que finalizará con una videoconferencia con el personaje asignado. Posteriormente, volverán a tener un encuentro con el interlocutor, esta vez sí de manera presencial”.”

El otro campo de actividad con el euskera está ligado de manera directa al mundo del deporte. “queremos potenciar el uso del euskera extraescolarmente, tanto en clubes deportivos, a través de entrenamientos en euskera. Consta de tres fases: sensibilización, normalización y seguimiento y control. Estamos empezando con la Escuela de Entrenadores Euskaldunes, con un plan piloto que se desarrolla en la zona del Txori Herri, contando con la colaboración de clubes, entrenadores, Diputación de Bizkaia y diversos ayuntamientos de la zona”. El motivo de este proyecto es que “si bien la gente conoce el euskera, no hay costumbre de uso en el mundo del deporte. Es una pena”.

De cara al futuro, Itzarri se plantea “profundizar en el proyecto Besteam y apoyar a las personas al cambio cultural. Queremos centrarnos en las personas, aumentar las capacidades de las personas en línea con las estrategias de la empresa. Sería establecer un complemento entre el Plan Estratégico de una organización, teniendo muy en cuenta que personas tiene y cómo son éstas. Si somos capaces de conseguir que las personas lideren proyectos acordes a su forma de ser, la organización tendrá un enorme potencial de futuro”. En cuanto al euskera, “queremos profundizar en las actividades extraescolares y que su uso deje de ser un problema de costumbre. Buscamos ayudar a que el euskera se hable de manera natural y no forzada”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: