«

»

Mar 28

EKOLUR: Tecnología para preservar el medio ambiente.

Ekolur es una empresa que colabora comprometidamente en la preservación del medio natural y en la mejora de las condiciones ambientales de los entornos urbanos. Combina sabiamente la experiencia y alta cualificación de sus personas con la ilusión de una plantilla mayoritariamente joven. ekolur

En una luminosa oficina del edificio Mamuth de Oiartzun conversamos con Pedro Areta y Estela Cuevas, gerente y responsable de administración respectivamente,  que nos explican qué es Ekolur, la empresa que presentamos en este artículo. Nada más entrar se aprecia un ambiente de densa concentración en la tarea, a pesar de la evidente juventud de la mayoría de las personas que se encuentran en la estancia. Pedro y Estela nos atienden en una sala desde donde vemos varias personas muy atentas a sus pantallas de ordenador, que de cuando en cuando elevan la mirada al techo en gesto de reflexión para, a continuación teclear con fruición o consultar papeles con mirada escrutadora. Es viernes, hace sol, pero en Ekolur echan humo (del que no contamina).

¿Qué es Ekolur? ¿Cuál es su actividad principal?

Ekolur es una asesoría ambiental. Trabajamos en todo lo relacionado con la protección del medio ambiente, por lo que entre nuestras actividades incluimos la elaboración de estudios de impacto ambiental, de informes ambientales, de redes de control de calidad de las aguas, fauna piscícola, reintroducción de especies, estudios de ruido etc. Si bien estamos bastante centrados en el medio natural, y sobre todo en ríos, también trabajamos en relación al medio ambiente urbano, haciendo estudios sobre movilidad o sobre ruido ambiental en zonas donde se va a urbanizar.

Nuestro cliente principal es la Administración en sus tres niveles, Gobierno Vasco, Diputaciones Forales y Ayuntamientos, aunque también trabajamos para el sector privado fundamentalmente para ingenierías, estudios de arquitectura y constructoras.

La mayoría de las personas de la empresa son licenciados, componiendo un equipo multidisciplinar. Tenemos biólogos, ingenieros forestales, químicos, licenciados en ciencias ambientales.…..   

¿Cómo es vuestro mercado?

No es un mercado especialmente agresivo ni de competencia feroz. Nosotros tenemos una plancha de clientes habituales con los que trabajamos repetidamente y a los que hemos conseguido fidelizar satisfaciendo sus necesidades con  un alto nivel de calidad. En nuestro sector no se trata tanto de buscar permanentemente nuevos clientes sino de tener una clientela fiel que confíe en ti y esto es lo que nosotros hemos hecho.  

¿Cómo fueron vuestros comienzos? ¿cómo surgió el proyecto?

Pedro explica que Ekolur fue constituida por él mismo y otro socio fundador a finales de 1989. Ambos eran dos consultores autónomos que se conocían por coincidir en varios proyectos y que vieron en su unión la oportunidad de crear un proyecto empresarial. Se decantaron por la Sociedad Laboral para poder capitalizar el desempleo y así obtener recursos para empezar a funcionar.

¿Quién os ayudó para la constitución?

Tengo que decir, señala Pedro, que aquí es donde entra en juego ASLE. No recuerdo porqué, pero caímos en las oficinas de ASLE de Donostia, donde conocimos a Anabel Yoldi. Hay que decir que acudir a ASLE fue providencial. La ayuda de Anabel fue definitiva. Sin su colaboración probablemente no estaríamos aquí. Aparte de orientarnos técnicamente, se implicó mucho en el proyecto, animándonos cuando no  lo veíamos claro y dándonos los empujones que necesitábamos. Ella e Iñigo Arina, a quien también queremos mencionar por su inestimable colaboración, tienen mucha “culpa” de que Ekolur echara a andar.

 ¿Cómo ha evolucionado la empresa desde entonces?   

 Los primeros momentos fueron difíciles hasta que nos fuimos consolidando poco a poco. Con el tiempo fuimos ampliando nuestras líneas de trabajo, por ejemplo al principio no hacíamos estudios acústicos. Hay que tener en cuenta que el sector del medio ambiente ha ido creciendo progresivamente. Ahora hay muchas mayores exigencias en materia medio ambiental que cuando empezamos. Y lo previsible es que esto vaya en aumento. Este es un sector en pleno desarrollo que encaja perfectamente en la Ley de Economía Sostenible. Todo esto ha conllevado un lógico crecimiento de la empresa.

De aquella empresa constituida por dos socios trabajadores hemos pasado a la situación actual en que somos nueve socios trabajadores. Durante unos cuantos años la plantilla fue creciendo, pero los socios seguíamos siendo los dos fundadores. Hace año y medio aproximadamente uno de los fundadores abandonó la empresa para dedicarse a otros proyectos profesionales, por lo que su parte de capital fue adquirida por la mayoría de los trabajadores, por lo que ahora la mayoría somos socios en diferentes porcentajes. 

De lo que acabáis de contar se deduce que hace no demasiado tiempo pasasteis por una encrucijada  muy difícil como fue la marcha de uno de los fundadores ¿La habéis resuelto bien?

Como ya hemos mencionado, la respuesta fue dar participación en el capital a todas aquellas personas de la empresa que lo quisieran, que fueron la mayoría. La valoración que hacemos de este paso es positiva. Ahora, con la participación  de la mayoría de las personas en el capital ha crecido el nivel de implicación y el sentido de pertenencia a un proyecto común. Las personas están dispuestas a asumir más responsabilidades. Además, comenta Pedro, a mí me ha descargado de responsabilidad, ahora el peso de la misma está más repartido, lo cual es un cierto alivio. Ahora se hacen más reuniones en las que participa más gente, todo el mundo dispone de la información importante y las decisiones se debaten entre todos.

De esta experiencia hemos aprendido que hay personas importantes, el socio que se fue lo era, pero no imprescindibles. Al principio su salida fue bastante estresante, ya que hubo que reorganizar la empresa para adaptarse a la nueva situación, pero pasado el tiempo hemos visto que no pasa nada y que incluso la gente está más dispuesta a ampliar su ámbito de responsabilidad. En fin, la respuesta ha sido muy buena y hemos salido fortalecidos con la entrada de los trabajadores en el capital. 

¿Cómo está ahora vuestro sector? ¿Cómo sobrelleváis la crisis?

Afortunadamente nosotros estamos aguantando bien. Tenemos unas líneas de trabajo muy consolidadas que estamos manteniendo bien.

¿Cuáles son vuestros planes y estrategias para el futuro?

Hasta ahora no nos ha faltado trabajo. Nos hemos dedicado a responder a la demanda, haciendo escasa o nula política comercial, porque no nos ha hecho falta. Sin embargo seguramente vamos a tener que tener más vocación comercial porque las cosas se están poniendo un poco difíciles. Por ejemplo, en la parte del sector privado ha habido una bajada de actividad, probablemente coyuntural, pero que nos aconseja, como ya hemos dicho, hacer más política comercial, al menos de cara a este parte de nuestra clientela. Hasta ahora, como nos ha ido bien, no hemos tenido que salir a buscar trabajo, pero no queremos lamentarnos, cuando las cosas estén más justas, de no haber sido comercialmente más activos. 

Pero en todo caso, nuestras perspectivas son buenas. Como ya dijimos anteriormente, este es un sector que tiene todavía mucho recorrido. Todo lo relacionado con la mejora de la calidad ambiental, las energías alternativas o la biodiversidad, por ejemplo, está en pleno crecimiento.

¿Cómo es vuestra relación con ASLE?      

Tenemos una relación muy fluida con ASLE. Siempre nos han resuelto bien las asuntos que les hemos consultado. Como ya hemos dicho antes, la ayuda de ASLE fue fundamental en el proceso de constitución de la empresa y desde entonces tenemos mucha confianza en ellos. También nos han ayudado en todo el proceso de la salida del socio fundador y la venta a los trabajadores de las participaciones que aquel tenía. Valoramos también mucho la información que se nos proporciona mediante las circulares.

Visto lo que habéis pasado ¿volveriáis a hacer una sociedad laboral?

Sí, si ninguna duda. Toda fórmula que implique la participación e implicación de los  trabajadores en la empresa es muy positiva. Esa ha sido nuestra experiencia. Nosotros solo podemos opinar desde el punto de vista de una empresa que no ha pasado momentos malos, pero estamos convencidos de que también en los malos momentos, en los que es necesario tomar decisiones difíciles y que no gustan, es mucho mejor decidir entre todos.  

Fdo.: Javier Muñecas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

A %d blogueros les gusta esto: