1. Asle
  2. Contrato de Sociedad
  3. Contrato de Sociedad

Contrato de Sociedad

El Contrato de Sociedad:

Su importancia en la gestión de las Sociedades Laborales

El contrato de sociedad en la gestión de las Sociedades Laborales

El Contrato de Sociedad o Pacto de personas Socias, es un documento que permite regular el funcionamiento de la Sociedad y la relación entre las personas Socias, al mismo tiempo que evita situaciones de conflicto.

Es una herramienta jurídica de posible aplicación a todas las sociedades mercantiles en las que el capital social pertenezca a más de una persona socia, adquiriendo, por consiguiente, especial relevancia en la Sociedad Laboral.

Desde comienzos del presente siglo, ASLE ha estado desarrollando un instrumento con el propósito de satisfacer una necesidad detectada entre sus empresas asociadas: la de crear una herramienta que garantice el relevo generacional de las personas socias. Este instrumento tiene como objetivo consolidar la figura de la Sociedad Laboral y asegurar el equilibrio de intereses entre la Sociedad y la persona socia. Mediante este enfoque, se busca fortalecer la continuidad y estabilidad institucional, promoviendo un marco jurídico que favorezca la transición generacional y la sostenibilidad a largo plazo de la Sociedad.

En la actualidad, son numerosas las empresas asociadas a ASLE que han formalizado un Contrato de Sociedad, garantizando de esta manera la continuidad en el tiempo y la paz social. Del mismo modo, las personas socias trabajadoras adheridas al Contrato de Sociedad ven cumplidas sus expectativas a lo largo de su vida laboral y a la extinción de la misma. En este sentido, ha posibilitado que cientos de personas se jubilen y den paso a la incorporación de nuevas generaciones quienes abrazan su legado y continúan con el proyecto socio-empresarial y con el empleo que del mismo se deriva.

El Contrato de Sociedad, al contrario que los Estatutos Sociales, es un documento privado, voluntario y tiene eficacia entre las partes firmantes, por ello, procuramos que se adhieran el 100% de las personas socias trabajadoras, si bien algunos de sus contenidos pueden ser traspuestos a los Estatutos Sociales, como, por ejemplo, el precio de transmisión.

El contrato es un instrumento vivo que debe revisarse y actualizarse periódicamente para mantenerse acorde con las necesidades y realidades cambiantes de la empresa.

En el marco de la Sociedad Laboral, se trata de un instrumento jurídico que tiene por objeto fundamental, establecer un procedimiento práctico y coherente de: trasmisión de las acciones/participaciones que facilite la renovación/sustitución de las personas socias y el tratamiento del beneficio.

La condición de persona socia en la Sociedad Laboral se encuentra principalmente ligada a la de persona trabajadora con contrato indefinido, sin perjuicio de la persona socia de clase general; por ello, cuando se extinga la relación laboral de una persona socia, ésta deberá transmitir sus acciones para que la plantilla se regenere y se mantenga o incremente, en lo posible, el empleo; ciclo de vida laboral-societario. En definitiva, la empresa es el legado para las próximas generaciones.

De esta manera, durante su vida laboral, la persona socia podrá participar en la gestión de la Sociedad, así como en los beneficios que se generen, a fin de retribuir su esfuerzo, en un porcentaje que a su vez permita consolidar financieramente a la Sociedad, abordar las nuevas inversiones o proyectos y, en definitiva, cumplir con las exigencias del mercado. Y, una vez finalizada la relación laboral, la persona socia se desprende de su participación, para transmitirla a las nuevas generaciones, posibilitando la sostenibilidad empresarial.

En conclusión, el Contrato de Sociedad establece un sistema práctico y adaptado a la realidad de cada empresa que, entre otras cuestiones, permite regular eficazmente la entrada y salida de personas socias, conciliando así el legítimo interés de la persona socia saliente en obtener una compensación por la aportación realizada en su momento, con el legítimo interés de la empresa en facilitar la incorporación de nuevas personas socias y asegurar la continuidad de la entidad como Sociedad Laboral.

Quizás también te interese…