1. Asle
  2. Gastronomía Social
  3. Gastronomía Social

Gastronomía Social

Gastronomía Social: Emprendimiento Innovador con Impacto Social

Exploramos el fenómeno de la ‘gastronomía social’ como una innovadora iniciativa empresarial que aborda necesidades sociales a través de la cocina

Imagen que combina texto e imagenes. Texto: Gastronomía Social: Emprendimiento Innovador con Impacto Social Imagen: hombre y mujer con delantales en una cocina de un restaurante emplatando diferentes platos.

Desde hace unas semanas estamos en marcha con la Lanzadera de Emprendimiento Social y la Economía de Cuidados, programa financiado y promovido por el departamento de Promoción Económica y Proyectos Estratégicos de la Diputación Foral de Gipuzkoa. En este contexto, en el programa estamos trabajando proyectos de diversos ámbitos, ya que es importante resaltar la presencia del emprendimiento social en diferentes sectores.

Por ello, hemos querido traer hoy este artículo que nos habla de la “gastronomía social” escrito por Jorge Navarro Fundador de TOB (Thinking Outside the Bottle), consultora en marketing estratégico en gastronomía. Su experiencia profesional ha estado ligada siempre a multinacionales de alimentación y bebida, y creando departamentos desde cero: trade marketing, departamentos de Innovacioìn e Intraemprendimiento para planteamientos más disruptivos. Desde hace varios años es profesor asociado en el Basque Culinary Center, en Deusto Business School y en la Burgundy School of Business (Dijon, Francia).

El fenómeno de la “gastronomía social”

El interés por el emprendimiento social ha aumentado en los últimos años debido a la continua aparición de nuevas propuestas empresariales para hacer frente a los problemas y necesidades sociales, especialmente en momentos de crisis económicas. La incapacidad de las instituciones para responder a todas las necesidades sociales de la población ha abierto las puertas de una nueva era de emprendimiento.

En la búsqueda de un modelo de desarrollo responsable, comprometido con las personas y con prácticas respetuosas con el medio ambiente, los gobiernos han intentado implementar acciones de gran envergadura. Sin embargo, la burocracia y la alternancia política desafían la continuidad de estas acciones para lograr un impacto de largo plazo. Dado que los retos de la sociedad actual son “públicos” (es decir, no son competencia exclusiva de las administraciones públicas), todos los agentes deben actuar en consecuencia para solucionar los problemas y necesidades sociales. Por eso, en los últimos años, es más evidente que las transformaciones futuras deben contar con la participación de las organizaciones ciudadanas y las empresas.

Y en este contexto, la gastronomía no se queda atrás. Desde hace unos años, cobra cada vez más importancia de la “gastronomía social”, un movimiento que no va únicamente de chefs estrellas, y donde participan muchos agentes, de forma individual o colectiva, en un ecosistema híbrido. Los objetivos sociales que se abordan son muy diversos, por ejemplo: integración social y laboral de población en riesgo de exclusión a través de la formación; incentivar el uso y consumo racional de los alimentos para evitar el desperdicio; educación en las escuelas en hábitos alimentarios saludables; redescubrimiento de productos locales que ayuden al desarrollo de sus comunidades; y muchos más. Todos ellos, desafíos globales que exigen acciones conjuntas para aprovechar sinergias y maximizar el resultado social.

Por todo el mundo encontramos ejemplos de cómo la gastronomía ayuda a transformar las vidas de las personas. Por ilustrar el fenómeno con algunos ejemplos, tendríamos La Cocina en San Francisco, una incubadora de negocios gastronómicos de mujeres inmigrantes; la Fundación Pachacutec, dirigda por Gastón Acurio en Perú, para la formación de jóvenes de bajos ingresos; y más cerca de nosotros, Uninicio, un proyecto liderado por Edu Roselló en Madrid, para la inserción laboral a jóvenes en situaciones de alta vulnerabilidad.

Ni que decir tiene que Euskadi, como potencia mundial en toda su cadena de valor gastronómica, puede y debe jugar un papel clave. El poder transformador de la gastronomía adquiere más relevancia si cabe desde 2016, año en el que el Basque Culinary Center comienza a premiar junto con el Gobierno Vasco y dentro de la en el marco de la Estrategia Euskadi-Basque Country, el Basque Culinary World Prize, «popularmente» denominado el Nobel de Gastronomía.

Como hemos vislumbrado “a vista de pájaro”, lejos de ser un fenómeno casual o mediático, existe un movimiento mundial en torno a proyectos de emprendimiento social en gastronomía, perfilándose ésta como una herramienta útil en el cambio social a todos los niveles y revolucionando ciertos preceptos teóricos en el emprendimiento social. Un término tan utilizado en los últimos años que obliga a replantearse su significado.

¿Quieres crear tu negocio?

Contacta con nuestro equipo para desarrollar tu proyecto de emprendimiento colectivo y social

Quizás también te interese…